sábado, 11 de febrero de 2017

FIEL A SU CITA, Lofoten, Noruega 2017.

Se ha hecho de rogar. En mis dos últimas citas ella no acudió, me dejó desamparado, aullando de nostalgia... con una lágrima congelada en mi mejilla.... Añoraba esos encuentros en silencio, viéndola
danzar sobre mi cabeza, ajena a todas las locuras del mundo. Serena, señorial. Me gustaba aullar en silencio. Me gustaba bailar desnudo de clichés y dejarme llevar por sus movimientos.

Y en nuestra última cita, ella acudió... me susurró  al oído mientras se acercaba, como una ballena serena de limpios movimientos en el océano. Me llamó en silencio, me invitó a bailar mientras yo desnudaba mi espíritu para fusionarme con ella. Me dejó disfrutar de su danza. Bailó, me acarició, me envolvió, me besó y me elevó por los aires... Lágrimas congeladas, esta vez serenas, de plenitud. Fiel a su cita, en su máximo esplendor...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada