sábado, 25 de febrero de 2017

SENTADO FRENTE AL OCÉANO, Gran Canaria 2016

A los lobos solitarios nos gusta pasar tiempo mirando el océano. No comprendemos bien su inmensidad, pero nos gusta envolvernos de su susurro e intentamos entender sus caprichos.
Este lobo solitario conoce el lenguaje del océano y disfruta ensimismado de sus historias...

Cuando descubres un lugar donde el océano juega en armonía con lo que tiene a su alcance,  es sólo cuestión de esperar a que confluyan los elementos y mientras tanto hablar con él... sin duda, te contará sus secretos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada